En Monte Nevado tenemos como lema que nuestros jamones salgan de los secaderos en su momento perfecto y lleguen a tiendas muy seleccionadas en el punto óptimo de aroma, sabor y curación. Toda la familia Olmos llevamos perfeccionando nuestro compromiso con la excelencia desde 1898 y abanderamos por herencia y vocación familiar el compromiso de la calidad y la eficiencia, valores que compartimos con David de Jorge, por eso nadie mejor que él puede ayudarnos a difundir nuestro producto.

Estamos habituados a procesos de curación bien largos y a que los expertos jamoneros sean los tutores de cada uno de nuestros jamones, seleccionándolos y clasificándolos, revisándolos y dándoles su tiempo, dejándolos madurar a su ritmo. En Monte Nevado, en la sucesión de generaciones, hemos desarrollado la intuición y la facultad de acertar con el momento exacto de perfección del jamón y esa sabiduría la aplicamos a cada una de las piezas, que exigen su sensibilidad y una actitud vigilante que tiene en cuenta la temperatura del aire, la humedad y la evolución atenta de cada jamón.

Ese es nuestro objetivo. Curar un jamón perfecto en origen y llevarlo a los establecimientos seleccionados en su momento exacto. Ni más, ni menos.


Monte Nevado en Facebook Monte Nevado en Twitter Monte Nevado en Youtube